Almas (Vivientes)

Le anime (vive) 800x800 DMQ Productions

Almas (Vivientes)

–Read in English–

–Leggi in italiano–

Sinopsis

En un mundo no tan diferente del que estáis acostumbrados a ver en un día de sol(o nublado) desde vuestras propias ventanas, en una grande ciudad o en el campo, una realidad no tan diferente de la donde soléis mojar vuestras galletas en la leche o tomar litros y litros de café caliente para quedaros despiertos.

Nada de lo que contaremos debería de sorprenderos, ni siquiera la diferencia aparente del no querer morir, sino querer enviar sus propias almas a un curador, alguien que pueda apreciar su claridad y su fuerza pos-mortem.

¿Que?

Almas

No una función celeste una clave de acceso hacia una escalera mecánica encendida rumbo al cielo.

No podría ser siquiera un primitivo modus vivendi que se suele celebrar como el milagro de la vida después de la muerte. Lo desconocido es como Marte y la Tierra. Obviamente, seria mejor un pequeño planeta conocido, pero porque no soñar con bolar de aire en galaxias lejanas?

En realidad todo es sumamente concreto. De esta forma, el alma empieza a ser sustancial, real, podríamos incluso decir material. Al ser material y real, se transforma en un objeto, intercambiable, y porque no, vendible?

¿Quien?

El vendedor de almas

Para suplir a dicha necesidad llega S. Podéis llamarlo como queráis, porque en realidad, toda la locura que se esconde detrás de la elección de un nombre para un pobre personaje, no tiene mucha importancia en este mundo marcado por unos soles que suben al cielo y desaparecen cada día.

Como bien sabéis, el saber vender es un don natural que hay que mejorar con técnicas especificas relleno de palabras inglesas. Entre estas, si quieres acertar, siempre elegirás la que produzca mas miedo. De modo que S. se transforma en un bróker de almas. Vendedor seria mucho mas simple, aunque en realidad no solamente es un vendedor. Sabe calibrar el valor real de las almas, pesa sus pros y contras en una escala cuantitativa y las revende sin remordimientos. S. tiene muchas calidades, pero una solo en común con los otros bróker de almas, no tiene alma.

El medico forense

Si, se sigue muriendo. La muerte, así como la vida no ha sido victima de mistificación, de modo que no hay salidas. Nacemos para crecer y apagarnos. M. es una mujer algo mas de la madurez, aun lo suficientemente joven para ir al gimnasio y atraer las miradas de algunas caras incautas pero a la vez bastante grande como para haber vivido un horrible divorcio. Su confianza hacia los hombres es la misma de la de un árbol hacia un leñador. De modo que, tras abandonar una exaltante carrera, el destino quiso que esta mujer de ciencia se dejara atraer hacia el interior.

Para los que tengan una cultura metropolitana, el interior puede parecer como un bucólico receptáculo de besos y amores, sueños de verano y estrellas fugaces. Puede que sea esto también, pero primero es desempleo, abandono, casa sin terminar y personajes típicos que van dando vueltas con unas cervezas de mas en el cuerpo. En este contexto, la gente suele morir menos, sin el estrés de la ciudad, pero sigue muriendo igual. Los muertos, no muchos y sin almas, es lo que atrajo a M.

Como se encontraran

Las dos historias son paralelas, aunque los personajes tienen características en común. Podríamos decir casi complementarias. S. en búsqueda constante de nuevas almas y M. esperando no encontrarlas nunca. Los dos se enfrentaran el uno al otro cuando, por diferentes razones necesitaran ayuda mutua en un viaje con rumbo al mundo y sus rarezas.

Ah, casi se me olvida presentarme. Yo soy el narrador, un humilde par de zapatos.

La historia será publicada una vez por semana, con todos sus derechosreservados por Flyingstories y sus derechos de traducciòn reservados en las personas de Daniele Frau y Federico Majeron.

Todos los dibujos están hechos a mano con diferentes técnicas por el artista Gabriele Manca, DMQ productions.

Daniele Frau

Daniele Frau is a translator and content writer living in Dubai, coming from an amazing Italian island, Sardinia.

Leave your message